Información de contacto

Sta Mónica 2317, Santiago, Región Metropolitana, Chile

Teléfono:

Desde la aparición del VIH en los años ochenta, la ciencia médica ha intentado descubrir los efectos del virus en el cuerpo, pero esta tarea ha resultado mucho más compleja de lo que parecía al principio.

Aun cuando se crearon tratamientos efectivos para frenar la infección, los tratamientos antirretrovirales que han salvado millones de vidas, éstos no han logrado eliminar del todo las afectaciones de salud relacionadas con el VIH.

Y es que los efectos del virus son tan variados y afectan a tantos sistemas y órganos que pareciera que, conforme avanzan, las investigaciones siempre se encuentran con algo más.

En busca de respuestas

Con el fin de identificar cuáles son las condiciones de salud más más (y menos) frecuentes en la población con VIH, un grupo de investigadores ingleses exploraron una base de datos del Reino Unido, de donde extrajeron 964 expedientes de personas con VIH.

Su trabajo, publicado en la revista electrónica eClinicalMedicine, comparó a este grupo con otro similar de personas que no tenían VIH. Se trató de igualar la proporción de hombres y mujeres, pero el criterio de edad no fue posible acercarlo mucho, pues mientras 25% de las personas sin el VIH tenían 65 años de edad o más, sólo 7% de quienes vivían con VIH estaban en ese rango. Esto implicó que la frecuencia de condiciones de salud relacionadas con la edad en las personas con VIH fue poco confiable.

De acuerdo con el portal especializado Aidsmap.com, los investigadores agruparon los diversos diagnósticos en 47 grupos de condiciones de salud. Tales grupos fueron desde condiciones extremadamente comunes, como los niveles altos de grasas en sangre (presentes en alrededor de 40% de las personas), hasta los más raros, como infecciones del sistema nervioso central (como la meningitis, que se registró en menos del 0.2% de las personas).

El estudio encontró que las personas con VIH no eran más propensas, y en otros casos eran incluso menos propensas, a tener los grupos de condiciones más comunes. En contraste, también hallaron que estas personas sí eran más propensas a tener condiciones más raras

Entre las principales condiciones raras estuvieron las infecciones, lo cual sugiere la presencia de un sistema inmunológico dañado en las personas con VIH.

Toma tus precauciones

Si recibiste un diagnóstico de VIH, el hecho de conocer cuáles serían las afectaciones más probables a tu organismo te ayudará a poner atención en algunos puntos en los que deberías tener más cuidado.

Es probable que tu equipo médico conozca algunos factores que debe seguir de cerca dada tu condición y el tratamiento antirretroviral que recibes, pero tú también tienes la libertad de plantear tus preocupaciones o dudas, todo con el fin de que tu salud se mantenga en las mejores condiciones posibles.

En el estudio antes mencionado, hubo dos grupos de condiciones de salud que estuvieron mucho más presentes en personas con VIH:

  • Las anormalidades adquiridas en la sangre, como la anemia, y el conteo bajo de glóbulos blancos fueron dos veces más probables en gente con VIH que sin él. 
  • Respecto a un grupo amplio llamado “Infecciones, otras”, las personas con VIH fueron cuatro veces más propensas a tenerlas que quienes no tenían el virus.

Por otro lado, varias condiciones comunes fueron bastante menos frecuentes en quienes viven con VIH:

  • Presión arterial alta (22% menos propensos)
  • Asma (35% menos propensos)
  • Trastornos óseos o de articulaciones (44% menos propensos)

En contraste, muchos grupos de condiciones raras fueron mucho más frecuentes en individuos con VIH:

  • El grupo de condiciones más raro fue el de infecciones por hongos. Sin embargo, mientras que sólo el 0.05% de la población sin VIH tuvo estas infecciones, el 4.9% de personas con VIH las tuvieron. Esto significa que si tienes VIH eres 121 veces más propenso a tener una infección por hongos que si no tuvieras el virus.
  • La tuberculosis fue mucho más común en el grupo de VIH, ya que registró un 7% de prevalencia, mientras que el grupo sin VIH sólo alcanzó el 0.6% de prevalencia.

Así que ya lo sabes, vivir con el VIH es una condición que puede afectar tu organismo de diversas maneras. Por esto, asegúrate de apegarte a tu tratamiento antirretroviral y de aprovechar las consultas médicas para externar cualquier síntoma o cambio que notes en tu estado de salud en general.

Si tienes un diagnóstico de VIH pero aún no has iniciado tratamiento, o si lo suspendiste y quieres retomarlo, en AHF América Latina y el Caribe podemos ayudarte. Acércate a nuestra oficina en tu país o escríbenos por Whatsapp.

Share:

administrator