¡La salud debe ser prioridad en Brasil!

  • Con 10,5 millones de casos y casi 260 mil muertos, la crisis en Brasil por la COVID-19 se agrava por decisiones políticas y negación del problema por parte de las autoridades.
  • La aparición de nuevas variantes, por el descontrolado aumento de contagios y el lento proceso de vacunación, configuran un escenario de emergencia regional que debe atenderse.

 

 

SAO PAULO, BRASIL, 8 de marzo 2021. La crisis humanitaria que se desarrolla en Brasil como consecuencia de una respuesta mal administrada al COVID-19 tiene como ha resultado en un alto coste en vidas y medios de supervivencia de los brasileños cuando los políticos no se enfrentan a la realidad de los hechos en una emergencia de salud pública.

Con el tercer mayor número de casos de COVID-19 en el mundo, el panorama actual de Brasil es sombrío; sin embargo, no estamos obligados a mantener este rumbo. De hecho, tenemos la obligación de cambiar de rumbo antes de que la pandemia se lleve miles de vidas brasileñas más.

A continuación, un breve recuento de cómo hemos llegado a este punto y de lo que hay que hacer para poner al país en el camino de la recuperación y ayudar a reducir el impacto entre los países latinoamericanos.

En Brasil, el número de víctimas de la pandemia asciende a más de 10,5 millones de casos y casi 260 mil muertos. En un país de 212 millones, con un sector de salud robusto, un amplio Sistema Único de Salud (SUS) y una vasta experiencia en la realización de campañas de vacunación a nivel nacional, la situación actual del SARS-CoV-2 es simplemente incomprensible e inaceptable.

Las negociaciones con las empresas para obtener vacunas y otros suministros se retrasaron demasiado, ya que, hasta la fecha, Brasil está lejos de garantizar vacunas suficientes para toda la población. Además, los mensajes incoherentes y contradictorios solo han servido para confundir a la comunidad y empeorar la situación.

Brasil solo ha logrado el acceso a 14,7 millones de dosis de vacunas, para menos del 4% de su población. Gracias a los institutos Butantan y Fiocruz, quienes importaron inicialmente 8 millones de vacunas de China e India. Pese a la gran capacidad de producción farmaceútica que tiene el país, solo se han manufacturado localmente 6,7 millones, debido a los multiples obstáculos que el gobierno brasileño ha impuesto para las importaciones del ingrediente farmacéutico activo (IFA).

Como resultado de las demoras y decisiones que iban en contra de las buenas prácticas de salud pública, Brasil perdió el acceso a lo que habría ascendido a alrededor de 316 millones de dosis de vacunas combinadas entre las cantidades ofrecidas por COVAX y Pfizer, lo suficiente para vacunar aproximadamente al 78% de la población del país. Esto habría dado a los institutos de investigación nacionales Butantan y Fiocruz suficiente tiempo para producir el resto de las vacunas para cubrir a toda la población.

Al borde del colapso bajo la presión de millones de pacientes críticamente enfermos, el sistema de salud tiene que lidiar con la escasez de oxígeno, la falta de camas en los hospitales, los trabajadores de primera línea agotados o enfermos y nuevos picos de infección, esta vez con una nueva variante de SARS-CoV-2 que surgió recientemente en Manaos, Amazonas.

Es imperativo que los esfuerzos de vacunación se aceleren y se orienten estratégicamente en primer lugar a las comunidades más afectadas. Nuestra única posibilidad de superar y contrarrestar el peligro de las nuevas variantes del SARS-CoV-2 es vacunar al mayor número de personas en el menor período de tiempo posible.

Teniendo en cuenta el suministro limitado de vacunas y la naturaleza ondulante de la COVID-19 en diferentes comunidades, las decisiones sobre a quién vacunar, incluido dónde y cuándo, deben ser informadas y dirigidas por epidemiólogos, inmunólogos, expertos en enfermedades infecciosas y equipos técnicos del Programa Nacional de Vacunación. Hasta que el suministro de vacunas alcance la demanda nacional, distribuir las dosis disponibles en cantidades demasiado pequeñas por todo el país no es tan eficaz como concentrarse en puntos críticos como Manaos y poblaciones prioritarias como los trabajadores de la salud de primera línea y los ancianos.

La comunidad internacional debe unirse para pedir a los líderes de Brasil que hagan todo lo que esté a su alcance para garantizar que el país tenga suficientes vacunas para toda la población; esto significa estar dispuesto a negociar, colaborar y comprometerse con socios internacionales e iniciativas globales como COVAX, al mismo tiempo que aumentar las inversiones de capital y recursos humanos en la capacidad nacional de producción de vacunas.

Sin embargo, las vacunas por sí solas no serán una panacea para COVID-19. Suponiendo que Brasil obtenga suficientes cantidades de vacuna para toda la población en los próximos meses, dado el tamaño y la lejanía de algunas partes del país, tomará un tiempo considerable vacunar a una proporción suficientemente alta de la población para controlar el COVID-19. La campaña de vacunación apenas ha comenzado, y cada vez está más claro que existe el riesgo de que las nuevas cepas de coronavirus eludan los anticuerpos producidos por las vacunas actuales.

Por lo tanto, además de desarrollar una sólida campaña de vacunación, se necesita urgentemente una campaña nacional de prevención que sume esfuerzos en los tres niveles de gobierno del SUS (federal, estatal y municipal) y se comprometa a alentar, promover y exigir el cumplimiento de las medidas de control de infecciones de salud pública basadas en la evidencia. El uso constante y universal de mascarillas ajustadas adecuadamente sigue siendo absolutamente esencial para detener la propagación de COVID-19, sobre todo porque es lo más efectivo e inmediato que las personas pueden acceder por sí mismas para protegerse y proteger a quienes las rodean. El uso de la mascarilla debe ir acompañado de la higiene de las manos con agua y jabón o alcohol en gel y del distanciamiento social. En conjunto, estos esfuerzos de prevención, junto con la orientación sobre diagnóstico, tratamiento y vacunación, deben estandarizarse bajo el mando de un grupo de trabajo nacional.

Lamentablemente, hasta ahora no existe una cura científica ni una “píldora mágica” para el COVID-19, y el pensamiento mágico no hará que la pandemia desaparezca. Todo en lo que podemos confiar es en nuestra determinación de enfrentar la terrible verdad del momento y comprometernos con una lucha larga y difícil por delante con las herramientas basadas en la evidencia que tenemos, a saber, compasión por nuestros semejantes, medidas de prevención y control de infecciones, vacunas y confianza en la ciencia.

 

AIDS Healthcare Foundation (AHF), la organización mundial de SIDA más grande, actualmente brinda atención médica y/o servicios a más de 1.5 millones de clientes en 45 países de todo el mundo en los EE. UU., África, América Latina / Caribe, la región de Asia / Pacífico y Europa. Para obtener más información sobre AHF, visite nuestro sitio web: www.aidshealth.org, Facebook: www.facebook.com/aidshealth Twitter: @aidshealthcare e Instagram: @aidshealthcare 

CONTACTOS DE MEDIOS:

Sergio Lagarde, Director de Marketing & PR, AHF América Latina y El Caribe. 

[email protected] 

+52 1 5554190876

×