Search
Close this search box.

El estigma por VIH tiene su antídoto: Stigmavir

Picture of Sheila
Sheila

El estigma que pesa sobre las personas que viven con el VIH es un problema que sigue vigente. A pesar de que el virus se ha vuelto algo manejable y que, bien tratada, no implica ningún riesgo para otras personas, siguen existiendo prejuicios alrededor de la infección.

Lo más grave es que buena parte del personal de salud, que debería tener la información suficiente para no juzgar a quienes viven con VIH, sigue presentando actitudes de discriminación. Este estigma tan arraigado no sólo afecta la salud mental de las personas usuarias de servicios de salud, sino que también puede poner en peligro su salud física, al poner obstáculos a la atención adecuada.

Contra el estigma, Stigmavir

A lo largo del tiempo, ha habido muchas campañas para abordar el estigma y la discriminación por VIH. Por lo regular, han sido serias y solemnes, pues el respeto a los derechos humanos no es un tema menor. Sin embargo, ¿por qué no tratar el asunto con algo más relajado, con humor?

Casey House, una organización que brinda servicios de VIH en Toronto, Canadá, lanzó el remedio (ficticio) para el estigma: Stigmavir.

El anuncio es el gran final de su campaña “Smash Stigma” (“Rompe el estigma”). Al principio serio y directo, el anuncio de Stigmavir se transforma en un musical ambientado en una versión de la canción I Will Survive, de Gloria Gaynor; cabe resaltar que la propia diva otorgó los derechos de la canción, según reporta la revista POZ.

Traducida al español, una parte de la canción versa así:

Primero tuve miedo, estaba petrificada.

Conocía la ciencia, pero tenía miedo, estaba temblando por dentro.

Luego tomé una pastilla e investigué toda la noche, y me fortalecí, y aprendí cómo seguir adelante.

Yo estigmatizaba, todo el tiempo.

Mirando hacia atrás en mi comportamiento, debería haber sido un crimen.

Debería haber confiado en la ciencia, basada en la realidad.

En cambio, rompí la confianza que mi paciente tenía en mí.

Ahora Stigmavir hizo las cosas claras.

Ahora estoy finalmente curado: no más miedo al VIH.

Servicios de salud sin discriminación

A pesar de los avances en el tratamiento del VIH, el estigma persiste, incluso en los espacios de atención médica. Según Casey House, en Canadá, una de cada cinco personas que viven con VIH son excluidas de los servicios de salud debido al estigma y la discriminación.

“El estigma sigue siendo una barrera significativa para las personas que viven con VIH al buscar acceso a la atención médica”, declaró Joanne Simons, directora de Casey House, a través de un comunicado de prensa. “Este año estamos invitando al personal de salud a unírsenos en la misión de crear espacios de atención médica positivos que estén informados, sean sensibles, inclusivos. Todas las personas merecen una atención médica que cubra sus necesidades, las trate con respeto y mantenga la confidencialidad”.

Así, iniciativas como Stigmavir no sólo crean conciencia sobre problemas que están invisibilizados, sino que también empoderan al personal de salud a través de las herramientas y para ofrecer una atención compasiva, opinó la doctora Eileen de Villa, Oficial de Salud de la ciudad de Toronto.

Otros recursos de la campaña

Como parte de la campaña “Smash Stigma”, Casey House también creó un símbolo para señalar un espacio libre de estigma por VIH. La insignia es el icono que aparece en la caja de Stigmavir, y puede colocarse en cualquier servicio (o incluso escuelas o comercios) que quiera mostrar su compromiso con romper el estigma.

Si te gustó el anuncio, puedes compartirlo en tus redes sociales utilizando el hashtag #SmashStigma. También puedes descargar la insignia y obtener más información sobre la campaña en SmashStigma.ca.

Recuerda que en la respuesta al VIH, cada persona tiene algo que aportar. Por eso, en AHF Chile brindamos servicios de VIH libres de estigma y discriminación. Si quieres hacerte una prueba de detección gratuita, solo acércate a nuestras oficinas o escríbenos por WhatsApp y haz una cita ya.